Comida callejera en Bucarest

¡Bienvenidos a este rompecabezas de Europa de Este! Nuestra ciudad es la capital de un país de muchos contrastes. Y la mejor bienvenida que podrían tener es una rica experiencia de comida típica. No nos extenderemos aquí a toda la oferta gastronómica que se puede encontrar en Bucarest, sino que vamos a concentrarnos en el lugar más interesante, donde siempre se siente la vida y se consigue la comida más sabrosa: la calle.

La comida callejera en Bucarest es una explosión de gustos. Es económica y accesible. Y es un testimonio de las diversas influencias que recibimos a lo largo de la historia, principalmente la influencia Otomana, durante más de 500 años, pero también la influencia Occidental, de Francia.


Damas y caballeros, les presentamos a continuación:

  1. Los Mici Rumanos. Recuerden que en nuestro idioma las consonantes, como la “c” se pronuncian como en Italiano. Los Mici (o Mititei) son una adaptación de los Balcanes del kebab turco, con distintas recetas parecidas por Europa de Este. Encontrará muchas terrazas locales en cuaquiler barrio de Bucarest, pero el mejor puesto para probarlos es Terasa Obor, en el mercado que lleva el mismo nombre.
  2. El mundo en un bagel. El bagel rumano, conocido como covrig, en la suma de influencias que tuvimos de los imperios vecinos. Tiene la forma de su hermano alemán, pero el pan es más dulce, como los sabores turcos. Se puede conseguir en tiendas pequeñas a la vuelta de la esquina, y también allí pueden probar una variedad de empanadas de queso, bollos y otros productos de pastelería.
  3. ¿Es un bagel? ¿Es un perro caliente? Covriluca es la versión autentica rumana del perro caliente. Envuelven una salchicha en un panecillo y así lo tienen: una combinación dulce y salada que traerá fuegos artificiales a tu boca.
  4. Otra influencia más del Este, la shaorma. Se toma un pan plano y se tira allí mucha carne picada. Se le echa salsa de todo tipo, pepino, patatas fritas, y al final resulta una bomba calórica, que bien podría ser la cura para una noche de fiesta loca en el casco antiguo. El puesto más famoso de Bucarest para probarla es Dristor Kebab, abierto las 24 horas, ubicado en el casco antiguo.
  5. French Revolution es una moda por Bucarest. La liberación de los sentidos es idea de un empresario que viajo por Francia durante 4 años y regreso con el arte de diseñar los mejores eclairs del mundo. Esta colección exquisita de repostería francesa, 100% preparada en Bucarest, se encuentra en dos tiendas abiertas detrás del Ateneo Rumano y en el Plaza de la Victoria (Piata Victoriei).

Crédito foto: Nuestra compañera Mara